BIBLIOTECA VIRTUAL

¡NO DEJES DE MIRAR NUESTRA BIBLIOTECA VIRTUAL, UNA MANO PARA ESTUDIANTES Y CURIOSOS!

lunes, 29 de abril de 2013

"Realidades alternas" - Sección Literatura

Este relato fue escrito por nuestra autora y amiga Camila Barboza Peri. Si empiezan a leerla ahora, el día de mañana, cuando sea reconocida por el mundo, podrán decir: "yo la sigo desde siempre, desde que era una piba y estaba en la escuela"



Realidades Alternas.


Mamá.

Ya era tarde, y había mandado a Gala a la cama. Habíamos discutido porque quería irse a una fiesta, con un "amigo" que estoy segurísima que tenia malas intenciones. Los chicos de hoy en día están tan acelerados, por eso hay tanta inseguridad afuera. El otro día vi como afuera de un boliche se agarraban a piñas, eso no pasaba en mis días.
Bueno como te contaba Lucre, fui a buscarla porque no me gusta quedar mal con ella viste, abrí la puerta de su habitación súper dispuesta a hablar.
¡Y se había escapado!
Lo que me enojé Lucre, ¡¡lo que me enojé!! Fui a buscar al hermano para que cantara porque sé que entre él y Gala se mandan textos  todo el día por el celular. Además estaba segura de que ese chico la había convencido de que se fuera. Ella es tan buena hija, para nada rebelde, pero desde que se juntó con él... creo que se llamaba Elliot, desde que está con él me contesta muy mal. En fin, fui a buscar a mi hijo, y lo encontré en su página web esa, de extraterrestres...vive ahí adentro Lucre, te juro que no lo puedo sacar ni sobornándolo con un viaje a Disney. El padre y yo estamos re preocupados, ya no sabemos qué inventarle…

Hermano.
Viernes, 12.37 A.m.

Mi hermana desapareció. Mi mamá vino a buscarme para que le mandara un mensaje, aunque sigue sin creer en mi teoría. Estoy seguro de que Elliot viene de otro planeta. Mi mamá sigue siendo tan ilusa como para creer que somos los únicos en el universo. ¿Cuántas veces tengo que mostrarle todas las pruebas que hay? Hasta le hice ver documentales, y sigue sin entender… Y eso que cree cualquier cosa que aparezca en la televisión.

Viernes, 2.32 A.m.

Mi hermana llegó a mi casa, pálida y con Elliot. A mi mamá casi le agarra un ataque. Decidí interrogar al chico, la palidez de mi hermana podía ser producto de ser un experimento de los antiguos alienígenas que vinieron hace millones de años. Parecía bastante nervioso, lo que tomé como signo positivo.
Mi mamá tenía un mini ataque de pánico, porque al fin Gala había decidió romper un poco con su imagen de hija perfecta. Es obvio que la descoloca que por una vez mi hermana no le dé la razón. Estaría feliz por ella, si no fuera porque Elliot no es un ser humano.

Domingo, 12.45 P.m.

Gala trajo a Elliot, para presentarlo a la familia como su novio, en el cumpleaños de mi papá. Mamá no termina de aceptarlo, sobre todo después de encontrar cámaras, agua bendita y un rosario roto en el bolso que llevaba Gala el viernes a la noche, ahora inventó que Elliot está en un culto satánico.
Aunque yo creo que los alienígenas quieren analizar el papel de la religión en la humanidad.
En fin, a mi padre le cayó bien, así que ahora el intruso es intocable.
Volveré a conectarme en caso de información. Cambio y fuera.

Elliot.

Gala está tan emocionada. Me da miedo, todavía no teníamos ninguna confirmación del caso. Además, su mamá cree que la quiero pervertir o algo parecido, y eso es lo que menos quiero. Prefiero dejar pasar este caso a tener que caerle mal a Amelia. Sobre todo ahora que con Gala formalizamos.
Por suerte, los dos entramos a la misma escuela profesional, y vamos a estudiar lo mismo. Parapsicología.
Fue muy loco, los dos somos tan diferentes en la secundaria. Ella es presidenta del centro de estudiantes, del club de debate y de mil cosas más.
Yo soy más bien rebelde, y siempre voy al castigo. Aunque no soy un idiota tampoco soy un genio, pero sé bastante de lo que me interesa, como todos los procesos paranormales.
Aunque intenté decirle que el profesor Lerman  -uno de nuestros futuros profesores de la escuela de  profesionales que aceptó llevarnos a algunos casos- nos perdonaría por faltar a este, Gala insistió en que debíamos ir de todos modos.
Como yo había supuesto, me llamó para decirme que su mamá no la dejaba salir, y me pidió que la  esperara hasta medianoche, porque  iba a salir por la ventana.
Fui a buscarla en mi auto, sin entender todavía su obsesión con este caso.
Bajó por el árbol de su ventana, y se subió apurada a mi auto.
-¡Vamos antes que mi mamá me descubra!- me dijo después de darme un beso.
Llegamos a la casa donde nos citó el profesor. Él y su equipo (Anna y Tyler, ya estudiantes de parapsicología) estaban ahí y no tardaron en ponernos al tanto de todo.
Según lo que el profesor había recopilado sobre esta casa, cada diez años, una persona moría, y se habían detectado actividades a las cuales podríamos llamar “peculiares”. Ahora vivía una pareja con un bebé, y asustados habían contactado al profesor, quien era muy famoso por sus casos, en cuanto se enteraron de la amenaza paranormal que los envolvía. Él ya había hecho que un cura los bendijera y a la casa también.
Pero antes de que el cura terminara de "exorcizar" la casa, el profesor quería estudiarla un poco más.
Gala ya había sacado las cámaras, se guardó una Biblia en el bolsillo, agarré el agua bendita y me dio un rosario.
Después de un rato sin señales, Tyler empezó a tener conductas preocupantes. El profesor Lerman nos hizo alejarnos de él y empezó a recitar la Biblia, lo cual lo hizo estallar en un ataque de ira. Anna llamó al cura, y yo apreté el rosario contra el pecho. Sentí como Gala se escondía atrás mío y rezaba.
-Padre nuestro que estás en los cielos...- repetía el profesor una y otra vez. Tyler estaba tirado y haciendo formas con su cuerpo como un contorsionista.
En cuanto llegó el cura todo pasó rápido. Dijo unas palabras en latín, y Tyler cayó al piso con un “crack”. Sentí cómo el rosario en mi mano se quebraba. Pero el sonido fuerte que me había hecho estremecer hasta los huesos, había sido de Tyler.
Se había roto tres costillas, el fémur y dislocado el hombro.
Decidí llevar a Gala a su casa para asegurarme que llegara bien. Cuando entramos, su mamá nos estaba esperando.
Nunca creí que una persona pudiera gritar tanto.
Por si no fuera poco, el hermano me interrogó con uno de esos cuestionarios sacados de internet.
Creo que Gala notó que me estaba por bajar la presión, así que le rogó de rodillas a su madre para que yo pudiera descansar en el cuarto extra que tenían. La madre aceptó, después de revisarme los bolsillos y el bolso. Creo que se espantó con el agua bendita, y el rosario roto. Pero aquél momento en el que sentía que la habitación me daba vueltas no me pareció el mejor para explicarle nada.
Con Gala coincidimos en que no estábamos listos para ver lo que habíamos visto, y al parecer el profesor Lerman está de acuerdo con nosotros. Vamos a tomarnos estos últimos meses de secundaria para ser chicos normales, antes de comenzar la universidad.
Empezamos por este domingo, que conoceré a su padre.

Gala.

Querido diario:
El sábado fui a La Casa, por suerte ni Elliot ni mamá descubrieron el porqué real. Bueno, mamá ni siquiera sabe a dónde fui, ni tampoco sabe que yo sé que soy adoptada. (Perdón por el trabalenguas).
Sé que nunca te expliqué lo que me interesaba de esa casa, así que decidí hacerlo ahora, aunque después deba quemarte para que te lleves mi secreto con vos.
En esa casa, (que supuestamente está embrujada) vivían mis padres biológicos. Y fueron asesinados también ahí. Ya sé lo que vas a pensar, ¿fantasmas? ¿Demonios? No, mi papá estaba metido en algo con la mafia. ¿Complicado, no? Pero esto no termina acá. En esa casa se registra una muerte cada diez años.
Claro que eso lleva a una pregunta obvia… Si era la mafia, ¿Por qué las demás muertes?
Bueno, descubrí que todos los asesinatos que ocurrieron, sucedieron porque las personas que compran esa casa están siendo embaucadas por los mismos pesados. Todavía no sé cómo, pero cuando adquieren la casa, también adquieren una deuda. Deuda que debe ser pagada los diez años, o alguien muere. Deuda que va creciendo por cada propietario que no paga, haciéndole imposible al nuevo comprador de pagarla. Como ya te diste cuenta, la deuda la tenés con la mafia, un grupo especifico que da miedo hasta nombrarlo, pero a vos te digo quién lo dirige: Felipe V...
Claro que todo tenía una razón, hasta hoy cuando Tyler fue poseído.
Se suponía que no había nada real en lo paranormal de la casa, obviamente. Por eso me asusté tanto o más que Anna.
Diario, pensaba explicarle a Elliot la verdad de por qué deseaba tanto este caso, pero después de hoy voy a callarme para siempre. No quiero repercusiones, no estoy preparada para afrontarlas. Voy a enterrar este secreto en el fondo de mis recuerdos, y quemaré cualquier rastro (vos, las cámaras, mis cuadernos con anotaciones).
Creo que voy a ser de las pocas personas en la universidad que realmente crea en la parapsicología.
Y esto es todo, me voy porque llegó Elliot, hoy le presento a mi papá.
Gala.

Fin.


Autora: Camila Barboza Peri, 3ºA

3 comentarios:

  1. Por lo que veo, tenemos una nueva voz femenina en la narrativa argentina. Muy buena composición, realmente uno como lector queda asombrado de lo que puede lograrse con esmero e imaginación.
    ¡Felicitaciones por este espacio y éxitos con lo que viene!

    Maximiliano Medina

    ResponderEliminar
  2. me encantó la historia y la elección de la forma que tiene el relato.
    espero la próxima ansiosamente

    ResponderEliminar
  3. Uno como lector queda asombrado, no solo por lo logrado con tanta imaginación, sino también por el nivel de desarrollo y buena escritura notable.
    Quiero felicitarte y contarte que sin dudarlo puedes llegar a ser una futura gran escritora.
    No dejes nunca de escribir, sigue así que vas por un MUY BUEN CAMINO. Micaela Torres

    ResponderEliminar